El nuevo

Ya llegó el jueves. Eso significa otra
nueva experiencia, que tiene que ver nuevamente con un hombre joven.

Nuevo correo, me hablaba un joven de unos 20 años, la misma edad que yo, que tenía ciertos problemas sociales y que debido a esto era virgen. Por supuesto comprendí en seguida al joven, y entendí qué era lo que quería. Se había cansado de ser virgen teniendo ya veinte años, y decidió elegirme a mí. El correo hablaba de un lugar muy conocido de Madrid, en un apartamento alquilado muy bien amueblado.

Él era muy tímido, callado y retraído, pero en cuanto los dos nos quedamos desnudos en la misma sala, se volvió extravertido y decidido, incluso dominante. Buscaba el cariño de alguien para tener su primera experiencia sexual y quería que fuera como él quería, bajo sus órdenes y gustos. Y por supuesto, así fue. Se había sentido débil toda su vida, y durante esa hora se sentía poderoso.

Me dijo que quería tener su primera felación, que me arrodillara y que empezara sin ninguna tardanza. Lo hice y en seguida me puso la mano detrás de la cabeza y apretó metiéndose todo su pene en mi boca. Gimió, era una nueva experiencia placentera para él. Rápidamente movió mi cabeza y tras unos minutos, eyaculó en mi boca grandes cantidades de semen, y me forzó para que dejara su pene en mi boca mientras tanto. Tragué todo y entonces me sacó su pene y lo rozó contra mi cara, segregando semen por mi cara manchándola de blanco por todas partes.

Después, rápidamente, me tumbó en la cama y lamió de mi cara los restos de su semen. Y me besó, con lengua y con mucha pasión, como si fuésemos novios de toda la vida. Sentía mucha emoción y excitación, y se percibía en cada acto y movimiento. Se puso a besarme en el pecho, sobre todo sobre mis pectorales y entonces bajó a mi pene y se lo metió en la boca. Lo lamió completamente y después, sin decirme nada, lo introdujo por detrás.

Se puso encima y comenzó a moverse hacia arriba y hacia abajo con mucha fuerza, mientras me seguía besando por todo mi cuerpo con dulzura. Me sentó en la cama y me abrazó mientras seguía ‘saltando’ sobre mi pene sin ninguna pausa y con mucha rapidez. Notaba que llevaba tiempo esperando que llegara un momento así y que por fin había llegado. Y tenía que aprovecharlo. Disfrutarlo.

Se cansó y buscó mi pene, lo juntó con el suyo, puso las dos manos sobre cada uno, y nos comenzó a masturbarnos muy muy rápido. Quería acabar rápido y expulsar todo lo que teníamos. Él eyaculó todo sobre mi pene y después se lo volvió a meter en su boca y lo limpió con mucha eficiencia y con muchas ganas me hizo una muy buena felación que duró hasta que ya no pude aguantar más y le dije que iba a eyacular. Él dijo que quería tragar todo como yo había hecho antes, y así lo hizo. Tragó todo y luego en un beso me traspasó lo que le quedaba en la boca.

Un encuentro sexual de lujo, abriendo nuevas experiencias sexuales a aquel joven que tanto quería. Espero que ahora ya sea menos introvertido y que disfrute más de la vida.

Anuncios

34 comentarios en “El nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s