El trío

Después del fan, no me esperaba nada más que se saliese fuera de lo normal por un tiempo. Me equivoqué. Y de qué manera.

Recibo multitud de correos electrónicos y de todos ellos, solo unos cuantos llegan a buen puerto. Algunos son simplemente para decirme hola, otros preguntando y otros que directamente me piden quedar. Así fue este último.

Un hombre, adulto me preguntaba si aceptaba tríos. Sin ningún problema, le comenté. Así, quedamos en un lugar cercano a la Castellana. Allí estaban, dos hombres esperando en la puerta. Se mostraron muy agradables conmigo y finalmente, tras saludos y risas, entramos en en hotel.

Les dije que como ya les había comentado, no tenía ningún problema con los tríos, pero que no era lo normal en mi trabajo, era raro. Se rieron y contestaron que ellos eran raros. Con este ambiente, nos desnudamos y en seguida estábamos listos para empezar esa hora de sexo. Los tres nos tumbamos en la cama mientras me decían que era lo que querían, aunque siendo dos hombres ya suponía por donde iban a ir los tiros.

Básicamente querían realizar la mayor parte de las posturas sexuales que se pueden realizar con dos y tres hombres. Les dije que eran unas cuantas y su respuesta fue que una hora dá para mucho. Así empezamos, primero con la postura más tradicional para mí, y además la más querida. Yo a cuatro patas y un hombre delante, yo haciéndole una felación, y otro hombre detrás penetrándome.  Esta fue la primera y con la que estuvimos más tiempo porque para ellos era la mejor.

Tiempo después, el que estaba detrás me echó hacia atrás y me tumbé sobre él mientras seguía penetrándome. El que estaba delante, se tumbó también en la cama junto a mí pero al revés, y entonces realizamos un 69. Una experiencia muy personal y a la vez especial porque muy pocas veces realizaba tríos. En esta posición estuvimos mucho menos que en la primera, porque el que estaba debajo en esta posición también quería jugar.

Se levantó y relevó al otro hombre en el 69, mientras el otro esperó a que termináramos. Así, en seguida lo dejamos para poder realizar otra posición en la que participáramos los tres.

Fue una hora muy, muy movida porque no dejábamos de realizar muchas ( muchísimas) posturas y estábamos poco tiempo en ellas. Sabiendo esto, es imposible poder contar todo lo que hicimos durante ese tiempo. Cuando acabamos, nos despedimos afectuosamente y prometimos mantener el contacto para otro encuentro.

P.D: Quiero dar las gracias a todas las personas que comentan en cada experiencia y que además no dejan de preguntar en la sección Preguntas y respuestas.

P.D 2: Y por supuesto, para cualquier persona que quiera concertar un encuentro, que mande un mensaje a marcosmunozmd@gmail.com.
¡Muchas gracias!

Anuncios

14 comentarios en “El trío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s