El fan

Pocas veces pensé que esto llegaría a pasar. Me llegó un correo electrónico de un joven que leía diariamente mi blog, y todos los comentarios que aparecen asiduamente también todos los días.

Tras concretar el lugar para el encuentro, como siempre, en una muy buena zona de Madrid,  lo encontré en la puerta del hotel. Me saludó efusivamente y entramos a la habitación que había reservado para todo nuestro encuentro.

Una ve dentro, empezó a gritar de emoción, lo cual me resultó muy raro, francamente, y a contarme cuántas veces al día miraba mi blog para ver las novedades y que además era el primero que leía las experiencias. Noté que lo más importante para él era conocerme y hablar conmigo, así que fue un encuentro en el que el sexo era lo menos importante. Me dijo que descubrió mi blog a través de Google, como supongo que la mayor parte de los visitantes.

Aún esto, me dijo que él quería que habláramos tumbados en la cama desnudos. Así lo hicimos y mientras tanto no dejo de contarme quién era, qué estudiaba y cómo era. Y además que yo no era como se había esperado. De eso no tuve ninguna duda, estoy seguro de que no soy ni de lejos como la gente se imagina. Nadie se lo creería si yo digo que soy el autor del blog.

Una vez hablamos durante alrededor de unos treinta minutos sobre muchas (muchísimas) cosas, me dijo que quería comprobar si era tan bueno como se esperaba y que además quería un poco de marcha. Como ya estabamos desnudos empezamos de inmediato. Lo que más le gustaban eran las felaciones, así que en seguida metí debajo de las sabanas para poder satisfacerle. Él controlaba cuándo entraba y cuando salía su pene de mí boca y finalmente, tras unos minutos eyaculó en mi boca. Entonces él dejó mi cabeza libre y le dije que quedaban unos veinte minutos en los que haría lo que quisiera.

Penetración fue su palabra, pero al contrario que normalmente, al revés, yo a él. De pie él , un poco recostado, empecé a penetrarlo con bruscas embestidas, como me indicó que hiciera, mientras que él se masturbaba. Cuando se cansó, sin previo aviso se arrodilló y entonces fue él quien se metió mi pene en su boca y jugó con él. Así terminó esa hora tan extraña y a la vez gratificante por saber que ya tenía algún fan.

Anuncios

10 comentarios en “El fan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s